jueves, 17 de noviembre de 2011

Marcha fúnebre por la muerte de una marioneta de Charles Gounod

Inicio una nueva sección en ¡La Muerte Os Sienta Tan Bien! que emprendo con mucho gusto puesto que la Música es seguramente, según la clasificación oficial de las Bellas Artes, el Arte que más me gusta. Desde luego está entre los tres primeros.

Zito, mi marioneta favorita de todas las que tengo, imitando el fantástico cuadro La Muerte de un Torero de Edouard Manet. Le tendría que haber puesto un chorritín de tomate triturado en el hombro, pero me daba pena ensuciarlo.
Réquiems y marchas fúnebres hay muchas aunque conozcamos dos o tres (o una, la de Chopin), pero para mí hay una especialmente curiosa y digna de mención. La conocen, no me cabe la menor duda, pero es posible que no supieran ni su nombre ni su origen. Escuchen, escuchen:


Ahora sí, ¿eh? Efectivamente es la música que usó el celebérrimo director de cine Alfred Hitchcock para introducirnos un programa que guipaba en pijama desde la puerta semicerrada de la sala en casa de mis padres cuando era enana: Alfred Hitchcock Presents. Trescientos sesenta y tres episodios, ahí es nada.

Esta curiosa composición musical pertenece al francés Charles Gounod, más conocido por su celebrada ópera Fausto y por ser posiblemente el padre de la mélodie gala (eso diría de él años más tarde Maurice Ravel).

Sus sinfonías pasaron sin pena ni gloria, pero sus piezas cortas, su obra sacra (Gounod, al igual que Franz Liszt, se debatió entre la profunda religiosidad y la absoluta licencia amorosa) y sus óperas tuvieron mucha aceptación entre el público europeo del siglo XIX, principalmente el inglés y el perteneciente a la época del Segundo Imperio francés.

Hoy no les voy a aburrir con mi verborrea pseudo histórica proporcionándoles datos y más datos sobre el contexto romántico del compositor. Simplemente disfruten de la música. ;-)

10 comentarios:

  1. Pues desde luego la he disfrutado ¡me encanta! y que ojo tuvo el maestro del suspense en incluirla en sus presentaciones.
    Un abrazo y feliz domingo:-)

    ResponderEliminar
  2. Cualquiera diría que es una marcha fúnebre, ¿verdad? Tan animosa ella. No creo que mucha gente lo supiera, por eso preferí empezar esta sección con esta musiquilla más que con el Réquiem de Mozart, por ejemplo, que en su parte Lacrimosa creo que alcanza unas cotas de belleza musical por ahora inigualables (desde mi modesto punto de vista, claro).

    Me alegro de que te haya gustado, Mar.

    Un abrazo muy fuerte para ti y ¡feliz semana! ;-D

    ResponderEliminar
  3. Me acabo de leer todos tus posts. Me encanta!!!! Este fin de semana espero ir al valle del Roncal, y poder ver por fin de cerca el monumento funerario de Gayarre, esculpido por Benlliure. ¿Lo conoces? Me parece de los más bellos (aunque después de leer tu blog la competencia es muy grande).

    Un abrazo,
    Jose

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Jose y bienvenido!
    Mira, me acabas de descubrir un monumento más que visitar. ¡No conocía el mausoleo de Gayarre, guau! Ô_Ô Me gusta Mariano Benlliure, pero una no puede estar en todo, así que se agradece la colaboración. ;-D No se te olvide llevar la cámara de fotos, ¡madre mía!

    Me alegra que te haya gustado el blog. Le empecé un poco por dar salida a las fotos de cementerios que tengo y mi amor por el arte en general y el arte funerario en particular. Jamás pensé que hubiese tanta gente aficionada a tal cosa, pero la hay.

    Ayer estuve visitando los sepulcros de los Condestables de Castilla (algo tendré que pensar al respecto) y mañana publico entrada de la Cartuja de Miraflores lugar que, si no lo conoces, te recomiendo encarecidamente que lo hagas. Tal vez de camino a Roncal puedas hacer una paradita en Burgos...

    Pásate por aquí cuando quieras. Un abrazo también para ti, Jose.
    Cal.

    ResponderEliminar
  5. Siendo un profano total en este tema, el mausoleo de Gayarre me parece lo más, jejejejeje. De hecho, la Reina Victoria Eugenica peleó para que después de la Exposición Universal de París (creo) donde se exhibió, se quedara en el centro de la Plaza de Oriente, pero al final la familia dijo que tenía que estar sobre la tumba del cantante. Llevaré la cámara y si eso te mando fotos, jejejejeje.

    bss
    Jose

    ResponderEliminar
  6. ¡Sí, sí, sí, Jose, haz muuuuchas fotos! Y por supuesto enséñanoslas (mi email está en el perfil del blog, pero porsiaca: missscalamity@yahoo.es). Me has despertado la curiosidad, hmmm...

    He visto tu blog también. O_O ¡Madre mía, madre mía! Me gusta mucho el estilismo (la moda en general), pero en plan aficionada. Te añado al Google Reader, fan del FB y te comentaré alguna que otra vez, claro. ;-)

    Besotes.
    Cal.

    ResponderEliminar
  7. Aunque no es exactamente una marcha fúnebre o un requiem, te recomiendo querida Cal., la "Pavana para una Infanta Difunta" de Ravel ;)

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Al. Me viene de perlas tu indicación. Como estamos en los aledaños del día de la Música (aunque ya pasó) voy a ver si hago algún post musical entre hoy y mañana. Eso sí, esta vez no he escogido a Ravel, pero me lo apunto para la próxima. ;)

    Un besazo.
    Cal.

    ResponderEliminar
  9. Hola! Me llamo Rosa. Ya sé que esta conversación tuvo lugar hace mucho mucho tiempo, pero como me acabo de incorporar como lectora a tu blog, pues aquí va el comentario. Es posible que ya lo conozcas, pero por si no es el caso, te recomiendo que escuches el Réquiem de Gabriel Fauré. Es precioso. ¡Felicidades por tu blog!

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola, Rosa! y bienvenida. Si te soy sincera, entiendo muy poco de réquiems y conozco digamos que los básicos. Así que apuntado queda el de Fauré. Muchas gracias por tu comentario y por el piropo hacia el blog. Puedes comentar en el post que gustes, aquí no cerramos los comentarios nunca. :-)

    ResponderEliminar

Los blogs se alimentan de comentarios, así que ¡estrújese el coco un poco!