miércoles, 21 de diciembre de 2011

Mi cruce de cables entre la Bella Durmiente de Cienfuegos (Cuba) y la Castañera de Génova (Italia)

Queridos lectores:
No me digan cómo he llegado a esta conclusión, pero siempre he creído, hasta que empecé con este post, que la Bella Durmiente de Cienfuegos había sido una antigua castañera que fue pagando su estatua funeraria poco a poco. Pero no, la Bella Durmiente no es la Castañera de Staglieno (Génova) que sí responde al resumen aquí contado.

Un inciso ya que la historia de Caterina Campodonico -la castañera- es digna de mención, pese a que no la pueda ilustrar con fotografías propias: yo..., ehem..., nunca he estado en Staglieno (no me maten, sé que es un delito para cualquier amante del arte funerario)...

La señora Campodonico era una humilde castañera genovesa que hete aquí regalaba castañas a un joven y pobrón estudiante llamado Giuseppe Verdi siempre se acercaba a su puesto. Ese tal Verdi ;-) se convirtió con los años en un afamado compositor de óperas, así que en agradecimiento a Caterina le invitó a todos y cada uno de sus estrenos operísticos.

En vida la mujer no trascendió, pero sí quiso que su descanso eterno fuera admirado por todos los que se acercaran al camposanto de Staglieno. De tal forma la castañera fue pagando al escultor Lorenzo Orengo en cómodos plazos la talla de su escultura funeraria. Murió antes de saldar la cuenta con el artista, pero todos aquellos que la conocieron, incluido Verdi, fueron a escote para cumplir la última voluntad de la señora Campodonico.

Bonito, ¿verdad?


La entrada al Cementerio de la Reina, a las afueras de Cienfuegos,  frente al mar Caribe. 

En fin que, como les digo, había oído campanas, pero no sabía dónde tocaban y venía tan contenta a ilustrarles sobre la otra castañera -por aquello de que es una figura tradicional en nuestros belenes y estamos en vísperas de Navidad-, pero imposible. ¿Imposible? Esperen. Resulta que la Bella Durmiente sí que tiene en cierto modo una estrecha relación con el cementerio genovés.

Más que muerta la Bella Durmiente parece sumida en un profundo sueño, ¿fruto de las semillas de opio que lleva en la mano derecha...?
Su nombre real fue María Josefa Álvarez Miró y murió bien jovencita alumbrando un hijo. El hecho de que en la estatua aparezcan tres frutos de adormidera y una serpiente ha dado lugar a infinitud de leyendas en la isla de Cuba, pero lejos de saborear cuentos fantásticos y fantasiosos que comienzan con la mordedura de un ofidio y llegan hasta la tragedia de un amante que se fue de viaje y encontró a su amada inmortalizada en mármol en una visita casual al Cementerio de la Reina, vamos a lo que nos interesa: su factura.


La serpiente en la mano izquierda y las adormideras en la derecha.

En efecto la Bella Durmiente es un delicado trabajo encargado por Vicente González -el apenado esposo- esculpido en mármol de Carrara con lo cual se presume que el escultor que la talló fue también italiano, pero no se sabe a ciencia cierta. Algunos estudiosos de la materia atribuyen la escultura a Santo Saccomanno, pero no hay evidencia documental. Podría haber sido, sí, pues la escultura cienfueguera es de 1907 y el escultor murió en 1914, aunque resulta poco creíble.


Aunque la Bella Durmiente es la pieza estrella del cementerio, el camposanto está repleto de estatuas en las que abundan los ángeles más que cruces o figuras religiosas y nichos, muchos nichos, adosados a las paredes que cierran el recinto.
Precisamente aquí es donde los puntos de esta historia se unen. Santo Saccomano es el autor de una preciosa escultura funeraria en el nombrado Cementerio de Staglieno que guarda una similitud pasmosa con la Bella Durmiente: la tumba de Carlo Erba fechada en 1883. Aquí tienen una foto. Aquí tienen otra. Aquí una más.

 Es considerada la más importante escultura neoclásica del siglo XIX en Cuba. Tanto el medallón como la placa con el nombre de la familia son añadidos posteriores a la realización de la escultura.
La historia de la Bella Durmiente o más bien de la pieza original en la tumba Erba genovesa se me antoja similar a la de la celebérrima Ángela de la Resurrección,  en el panteón Oneto, obra de Giulio Monteverde, mil veces plagiada a lo ancho y largo de este mundo: buscando y rebuscando he encontrado varias estatuas funerarias más -todas ellas en el continente americano- que responden a la misma forma, postura e incluso simbología (adormideras y serpiente). Al menos hay una Uruguay (en la página 13 de este pdf podrán ver dos fotos aunque de poca calidad) y otras repartidas por el continente americano (de las cuales no he encontrado imagen alguna pero sí referencia en internet).


Aunque sea desde lejos (cosas de tirar en analógico) se puede apreciar el fino trabajo en el pelo, posiblemente lo más trabajado de toda la figura.

Superado este pequeño chasco con la hechura de la preciosa Bella Durmiente, les diré que siempre me gustará más que la original, aunque solo sea por la aventura que ir a verla supuso, con pedida de pasaporte/medio arresto incluido, todo gracias a mi aspecto de yanqui sospechosa haciendo fotos a diestro y siniestro en plena celebración del aniversario del Día de la Rebeldía del Pueblo de Cuba con la ciudad repleta de militares y yo sin saberlo...

Sin castañera, pero con mucho entusiasmo (estudiar las copias de esta estatua repartidas por el mundo, hmmm... ), les deseo unas felices fiestas.
Cal.

4 comentarios:

  1. En primer lugar, recibe también mis felicitaciones, navideñas y por el post. El tema que tocas es atractivo, originales y sus copias. En esta ooación la de Cuba es muy hermosa, además, como tu dices hubo ingredientes excitantes a la hora de hacer las fotos (uf, me imagino vigilándote a ver cuales eran tus intenciones:-)).
    En lo referente a la planta de la adormidera y la serpiente, aquí es muy común encontrarlas, forma parte de los símbolos funerarios. Bueno, guapa, que me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Mar. En lo referente a simbología y semántica de las imágenes sois vosotros infinitamente más entendidos que yo, una simple aficionada (por ahora).

    Voy a seguir buscando las copias de la Tumba de Carlo Erba en Génova. Aunque no sea más que por viajar (Uruguay, Brasil, Cuba, Italia...). ;)

    Un besazo bien fuerte también para ti y felices fiestas, Mar. El año que viene estoy convencida de que va a ser un buen año para nosotras. :-D

    ResponderEliminar
  3. Feliz Navidad, aunque sea con un “poco” mucho retraso.
    La primera historia de la castañera no la conocía y es de lo más interesante, una bonita anécdota. Puede que plagie la idea de Srta. Caterina, y, no me compre un piso a plazos, sino que contrate aun escultor para realizar una efigie funeraria.
    La bella durmiente, es esplendida (siendo sinceros, personalmente le quitaría los adjuntos: la medalla y la placa, son horrendas). Es curioso el detalle de las adormideras, ambas “Durmientes” tienen un ramo de tres (perdonen mi ignorancia, si hay algún significado en ello). Y la “pose” de sueño repentino en un banco, no deja de llamar la atención, puede que solo se haya quedado dormida esperando a su amante, y este llega para ver su tumba. Historia “pastel” que recuerda a la Dama de las camelias y al pobre amante llorando a moco tendido frente a la tumba de la amada.
    Fabuloso post, Que deja muchas preguntas en el aire. ¿Quién es el escultor? ¿Cuál sería la expresión del desdichado(o dichoso) amado? ….

    ResponderEliminar
  4. Hola, Helevort. Mil perdones por la tardanza en mi contestación: ando más liada que la sandalia de un romano, pero para bien ¡afortunadamente!

    Lo de la señora Campodonico es una historia fantástica y la verdad es que dan ganas de hacer lo mismo que ella. :) Si tuviera alguna intención de pasar los restos en un camposanto, ten por seguro que me haría un figurón de quitar el sentido, no sé muy bien qué, pero llamativo. Mi madre me pidió que diseñara la tumba de mi padre y, ehem, el proyecto no la entusiasmó demasiado... Al final nos fuimos a las producciones en masa, una pena.

    ¡Yo también le quitaría el medallón y la placa a la durmiente, horrrrrrriiiiiiiiiiiiiiibles! :-D Respecto a lo de la adormidera, bueno, no entiendo demasiado de simbología, pero por lo que he podido leer aduce a la muerte, al amor, al crepúsculo y a la batalla. Sí, son significados un tanto dispares, pero también son muchas las culturas -afortunadamente- que pueblan la tierra.

    Gracias por los sin duda inmerecidos elogios. Habrá que seguir investigando, ¿no? A mí me ha picado la curiosidad...

    Un besazo.
    Cal

    ResponderEliminar

Eso que está pensando, todavía no lo ha dicho nadie.