jueves, 31 de diciembre de 2015

No sé qué tienen las flores, llorona, las flores del camposanto, que cuando las mueve el viento, llorona, parece que están llorando.

Plañidera. Según la RAE (quedémonos con la segunda acepción) es una mujer llamada y pagada que iba a llorar a los entierros. Nos lo cuenta en pasado, pero sepan que la figura aún existe. Con matices, eso sí.
I think I've lost my head. (Foto 1)
Antes de meternos en harina, les propongo un juego para reanimar a este moribundo lugar cibernético: adivinen dónde están las plañideras que ilustran el repor de hoy. Si son capaces de bautizarlas (al menos tres tienen nombre propio en el mundo cementeril), mejor. Entiendo la complejidad del asunto, entre otras cosas porque no van a ver fotos ilustrativas sino con cierto aire estético-artístico. Estoy perdiendo el músculo creativo después de años disparando foto documental y no me gusta ná de ná.