martes, 6 de diciembre de 2016

Como pollo sin cabeza por el Cementerio de Kerepesi (Budapest, Hungría).

¿Cómo es posible que este lugar no aparezca dentro de la ruta de cementerios monumentales europeos? ¡Ni en las guías turísticas! (Aunque esto sea lo más normal del mundo tratándose de una necrópolis, so pena que seas Père Lachaise, Staglieno o Novodevichi.) Llámenlo desidia o pocas ganas de trabajar, pero faltó el pelo de un calvo para que dentro del itinerario que nos marcamos para conocer la capital de Hungría, no estuviera el Cementerio de Fiumei úti nemzeti sírkert -a.k.a. Kerepesi- como visitable.

Solo al entrar me percaté de que ahí dentro había mucha tela que cortar y que dos horas iban a ser  un simple aperitivo para poder conocer este cementerio en profundidad. La consecuencia de esa falta de organización hizo que las fotos que ilustran el post de hoy estén disparadas un poco al tuntún, sin saber muy bien por qué hacer caso a qué, simplemente dejándose llevar por la belleza del lugar.

Desde la entrada principal tampoco parece gran cosa, pero hay que confiar y atravesar el portachón.