miércoles, 6 de marzo de 2013

¿Dónde descansa el señor de los billetes de veinte duros?

El busto del hombre que decoraba aquel papel moneda color sepia pertenece a don Manuel de Falla, uno de los más grandes compositores españoles de todos los tiempos. Cuando estoy pocha o desconcentrada, lo escucho con atención. Pero esto es un sentimiento más propio de mi blog personal; aquí no ha lugar.

La entrada de hoy va acompañada de más imágenes y menos literatura. Disfruten de la cripta de la Catedral de Cádiz (España). Es una pena que aún no se hayan inventado los posts sonoros: la acústica del lugar es simplemente espectacular.












Sin apenas luz, aquí descansa el maestro Manuel de Falla.
Catedral de la Santa Cruz de Cádiz
Plaza de Fray Félix
11005 Cádiz
http://catedraldecadiz.com

PD. Recién entrado el otoño les prometí tres artículos. Uno de ellos (dividido en dos partes I, II) -el del Cid- ya le han podido leer. Los otros dos, ¡madre!, se está dando la teoría del iceberg. Vi solo la punta, pero por debajo hay mucha tela que cortar. Les pido paciencia que llegarán y merecerá la pena. Suya, Cal.

6 comentarios:

  1. No conozco esa cripta. Es grande y parece... "acogedora".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, Desde, es tremenda de grande. Tiene una bóveda de media naranja con una sonoridad fliplante, apoyada en pilares de sillería enormes que se abren a un corredor en el cual se anejan capillas, la mayoría de ellas a modo de ábsides donde están las inhumaciones.

    La iluminación es minúscula. Me costó un montón tirar fotos a pulso; de hecho la mayoría están trepidadas, aquí solo he puesto las más correctas técnicamente hablando. Este hecho, su poca luz, hace que no se aprecien bien los colores, por ejemplo. La lápida de Falla es de un granate muy bonito mientras que aquí parece un pardo de lo más vulgar.

    Me chifla Cádiz. Su catedral siempre ha sido una de mis favoritas dentro de España. Estando en el Día Internacional de la Mujer, te diría que no hay que perderse el estupendo Ecce Homo que hay en una de sus capillas y que fue esculpido por una mujer, Luisa Roldán, alias La Roldana, que no creo que lo pasara de perlas en el siglo XVII precisamente por ser mujer y quererse dedicar de manera profesional al Arte.

    Por cierto, no sé si te agradecí en tu blog la miniguía de Salamanca que escribiste. De no haberlo hecho lo hago ahora mismo desde aquí: gracias. Mira que he ido veces a la capital charra (mi madre nació al lado, aunque ya en Extremadura), pero casi nunca de manera cultural, si exceptuamos la cultura de la caña, el pincho y la noche.

    Un saludo y buen fin de semana, DLT.
    Cal.

    ResponderEliminar
  3. Pues vaya, me has descubierto otro "hay que ir" más.
    Las fotos, estarán trepidadas o como se llame, pero me parecen increíbles, sobretodo sabiendo que hay poca luz.
    Parece una cripta sencilla en el sentido de la ornamentación, pero al mismo tiempo monumental, ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Existen tantos sitios a los que tendríamos que ir, ¿verdad, Lilith? Casi mejor no pensarlo. :-S

    Estas no están muy movidas (o trepidadas), incluso están nítidas, pero la mayoría salieron mal. Una excusa como otra cualquiera para volver. Mientras voy preparando los artículos que prometí, iré tirando de archivo fotográfico para no dejar morir el blog, así que me alegro un montón que te gusten las fotografías. :-D

    Es un lugar sencillo si lo comparas con la catedral, entre barroca y neoclásica. Es curioso pero se da un aire a un lugar medieval, no sé, tan tétrico, tan oscuro... Además es un sitio que no tiene demasiada altura, a lo que si le añadimos el eco que se produce con cualquier susurro, lo hacen verdaderamente especial. Como puedes ver las tumbas no son nada del otro mundo. Por eso no lo he publicado en la página de "Apoyamos...", aunque igual pongo el link el lunes.

    Besines, guapa.

    ResponderEliminar
  5. Hola, mis Calamiti, como siempre espectaculares fotos y otro lugar que apuntar a mi lista de sitios por visitar. Ha este paso no voy a tener tiempo de visitar todos los lugares que tengo apuntados, tendré que vivir eternamente o reencarnarme. ¡Dichoso tiempo finito! Por no tener tiempo, no he tenido ni tiempo de leer tu último post.

    Un Saludo, Helevort.

    ResponderEliminar
  6. Ja, ja, ja, ja, maldito tiempo finito, tienes toda la razón Helevort, aunque a mí no me gustaría ser inmortal, no sea que me pase lo que a Titono. Dice una gran amiga mía -Mariuca- que hemos tenido la suerte de vivir en esta época porque seguramente no podamos ir a todos esos sitios que nos gustaría conocer, pero al menos tenemos el canal Viajar. :-D

    De cualquier manera, el sitio merece una visita, aunque no sea más que por proximidad (pero ya se sabe que a veces cuanto más cerca, más lejos)...

    El siguiente post es más de deleite visual que de lectura propiamente dicha. Un paseíto ná más.

    Un fuerte abrazo.
    Cal.

    ResponderEliminar

Los blogs se alimentan de comentarios, así que ¡estrújese el coco un poco!